Logo

SECCIONES

INICIO

EL ACOSO

ABEL S. GARCÍA, PSICÓLOGO

CUESTIONARIOS ACOSO

TESTIMONIOS

JURISPRUDENCIA

NOTICIAS

CONSULTA ONLINE

LINKS FAVORITOS

PSICOLOGO ONLINE

FORO DEL GUARDIA CIVIL

DELEGACION SUR AUGC

A.R.C.A. JAEN

ARTESANIA YATRABUDA

TERAPIA NLP

BIBLIOTECA PL-J

OTRAS WEBS SOBRE MOBBING

UGT

ACOSO MORAL

Gráfico302

 

 

 

 

 

EL ACOSO LABORAL O “MOBBING”

 

Se reconoce al investigador sueco Heinz Leymann como el primero acuñar el término “MOBBING”, que en castellano se conoce como

El Término Mobbing (acuñado por Lemman), se conoce en castellano como acoso psicológico en el trabajo, hostigamiento laboral o psicoterror, y consiste en una sucesión de episodios de maltrato psicológico en el ambiente laboral por parte de una persona (habitualmente un superior jerárquico) o varias, durante un periodo continuado (varios meses).

En la mayoría de los casos de mobbing, todo comienza repentinamente con un cambio brusco en la relación entre el acosador y la persona que a partir de entonces se va a convertir en el objeto de su acoso. La relación, que hasta entonces ha podido ser neutra o incluso positiva, se torna negativa. Ello produce la confusión de la víctima que se interroga una y otra vez acerca del porqué de sus problemas con el acosador, y se analiza tendiendo a encontrar en ella misma la causa del acoso desarrollando sentimientos de culpabilidad y vergüenza.

El superior utiliza entonces amenazas, insultos, vejaciones en público o en privado, y se prevale de su autoridad jerárquica para aislar a la víctima o dejarla sin trabajo que realizar, o darle trabajos imposibles o fuertemente estresantes, o monitorizar y controlar de manera malintencionada y perversa el trabajo de la víctima para pillarla en algún "renuncio". Todo ello pretende minar la esfera psicológica de la persona, que se encuentra sin ni siquiera la capacidad de expresarse o comunicar francamente con sus superiores o compañeros.

La persona que es víctima de estas agresiones psicológicas no sabe normalmente lo que le ocurre, y desarrolla un fuerte sentimiento de perplejidad y confusión que le van a hacer penetrar en una época oscura y tenebrosa de su vida. Es el principio del naufragio.

Los expertos tienen registradas hasta 45 formas distintas de ejercer el hostigamiento: desde no hablar a la víctima (se la hace “invisible”), no adjudicarle trabajo o darle más del que puede realizar, hasta ridiculizar su aspecto o hacer circular calumnias sobre su vida privada. Para que sea efectivo, se requiere:

  • Los ataques se producen en privado o ante “testigos mudos”.
  • La víctima desarrolla un sentido de culpabilidad a fuerza de ser atacada en su quehacer diario, que es el origen de las somatizaciones: insomnio, ansiedad, alteraciones fisiológicas, etc.
  • Nadie quiere declarar a favor de la víctima por miedo a ser objetivos futuros. El acosado se encuentra en una situación de abandono que lo aboca a tomar bajas laborales cada vez más continuadas.


Según el profesor González de Rivera, la persona acosada pasa por varias fases:

  1. FASE INICIAL DE DESCONCIERTO: el trabajador acosado no entiende lo que ocurre, no puede creer lo que está pasando. Le niegan el saludo al llegar al trabajo, le suspenden de improviso una reunión, le dan más trabajo que el que puede realizar o le deniegan un permiso que le corresponde.
  2. Sigue un PERIODO DE AUTO-RECRIMINACIÓN, pues percibe que no le hacen caso, que el jefe no le recibe o que los argumentos que expone se tergiversan para dejarlo en peor situación. Se produce una pérdida de la confianza en sí mismo, disminuyendo su autoestima, por lo que comienza a cometer errores, decae su interés por el trabajo, incumple sus obligaciones y estalla emocionalmente.
  3. Durante o después de la etapa anterior aparece una FASE DE REBELDÍA, que puede oscilar entre la depresión y la rebelión, llegando incluso a la agresividad. En ocasiones, realiza una huida hacia delante y se esfuerza más en un intento desesperado de demostrar su valía a sí mismo y a los demás.
  4. Cuando lo antes expuesto fracasa, cae en un ESTADO DEPRESIVO. No olvidemos que uno de los rasgos de la persona acosada es su interés por el trabajo, por lo que sufre enormemente cuando no puede desarrollar su labor o cuando no se valora lo que está haciendo.

 

Para saber más sobre el acoso desde el punto de vista psicológico, pulsa el siguiente enlace. PSICÓLOGO Abel S. García.

 

 

Gráfico105